Rendirás mucho más si sencillamente dedicas más tiempo a la oración en recogimiento con Dios. Obtendrás más instrucción, entendimiento e inspiración del Señor a solas y en silencio que en ninguna otra ocasión. Esos momentos de quietud ofrecen la oportunidad de reverenciarlo como se merece y dedicarle tu completa atención. El propio Jesús se levantaba al alba, mucho antes que Sus discípulos, y buscaba un lugar tranquilo donde pudiera retirarse a escuchar a Su Padre (Marcos 1:35).

      Para oír claramente al Señor es necesario guardar silencio y encontrar un momento y un lugar adecuados. Es imposible resolver los problemas por tu cuenta. Tienes que acudir con afán al Señor para que te dé Sus soluciones; y para ello es preciso que te desentiendas unos momentos de todo lo demás y te detengas a escucharlo.

      (Oración:) Jesús, ayúdanos a no olvidar que no podemos seguir adelante sin la visión celestial que Tú nos brindas. Todos necesitamos pasar más ratos a solas contigo, descansar al abrigo de Tus brazos, renovarnos y revitalizarnos por la acción de Tu Espíritu. Debemos concentrarnos enteramente en Ti, dirigirnos a Ti en oración y acercarnos a Ti sin que medie ninguna distracción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s