Se equivocó Dios al poner a Adán y Eva en el Paraíso y permitirles que tomaran por su cuenta una decisión que resultó ser desacertada (V. Génesis 3:6)? ¿No reconoció Dios Su fracaso cuando tuvo que aniquilar a la humanidad por su impiedad mediante el diluvio universal (V. Génesis 6:5-7)? ¿Fue la torre de Babel un desastre total, y la confusión de lenguas una catástrofe? ¿O fue todo ello necesario para cumplir el propósito divino de enseñar humildad al hombre y dispersarlo sobre la faz de la Tierra (V. Génesis 11:1-9)?
¿Fue un error que Moisés matara al cruel egipcio y tuviera que huir para salvar la vida, con lo que acabó pasando cuarenta años en el desierto aprendiendo a ser un humilde pastor de ovejas (V. Éxodo 2)? ¿No fue aquello un terrible contratiempo para la causa y la liberación de su pueblo? ¿O fue necesario que Moisés terminara en el exilio a fin de que aprendiera lo que Dios tenía que enseñarle y se transformara en la persona que tenía que ser para liberar a su pueblo? Es decir, en un hombre que ponía toda su confianza en Dios y no en sí mismo.
¿Se equivocó Dios cuando escogió a Saúl por rey de Israel, teniendo en cuenta cómo salió? ¿Fue Saúl un fracaso? ¿O sirvió para cumplir el plan divino y preparar al rey que Dios realmente buscaba: David (V. 1 Samuel 9-22 )? Dios obtiene algunas de Sus mayores victorias de aparentes derrotas, y hace que la ira del hombre lo alabe (V. Salmo 76:10).
¿Se equivocó Dios cuando dejó que David sucumbiera en los brazos de Betsabé, cayera en desgracia delante de sus súbditos, fuera destronado por su propio hijo, el rebelde Absalón, y se marchara a otro país en medio del oprobio y el escándalo, escoltado por unos pocos amigos (V. 2 Samuel 15)? ¿Será que David cayó? ¿O a raíz de todo ello acabó subiendo? Algunas veces, Dios para levantar derriba… de hecho, casi siempre. Exactamente lo contrario de lo que pensamos. A Dios le encanta hacer las cosas al revés de lo que uno espera, porque eso requiere un milagro y demuestra que son obra de Dios y no del hombre. Gracias a aquello, David fue humillado, junto con todo el reino, lo que les recordó que todo lo que eran y tenían se lo debían al Señor.
De esos aprietos y quebrantos que sufrió David brotaron la dulzura de los Salmos y la fragancia de sus alabanzas al Señor por la misericordia que tuvo con Él. Fue todo obra de Dios, fue todo por gracia, nada de sí mismo ni de su propia justicia. Es una enseñanza que desde entonces ha animado a muchos otros grandes pecadores como cualquiera de nosotros.
¿Se frustró la misión de Elías cuando huyó de Jezabel después de su gran victoria en el monte Carmelo? Cuando se escondió cobardemente en el desierto, ¿quedó en nada la gran valentía exhibida en aquella ocasión? Después de matar a cientos de falsos profetas, huyó de una simple mujer. ¡Qué cuadro (V. 1 Reyes 18-19)! Aquel profeta audaz, formidable e impresionante, el que había descollado entre todos los demás por estar lleno del poder y la fortaleza de Dios, el mismo que en la cima del Carmelo había hecho descender fuego de los cielos, huía esta vez -temerosa y deshonrosamente- de la perversa reina Jezabel. ¿No supuso eso un descalabro, la ruina total de su obra? ¿No menoscabó aquello todo su testimonio? ¿No demostró que a fin de cuentas no era un gran profeta? ¿No ocasionó que sus seguidores lo abandonaran? ¿O será que Dios pretendía enseñarle algo que haría de él un profeta mejor, más humilde, el cual, después de regresar, no temería siquiera al rey, mucho menos a la reina?
¿No fue un desprestigio y un apoteósico revés para la causa de Dios que Jeremías, el gran profeta de males y destrucción, fuera puesto en un cepo frente a la puerta del templo, para que sus hermanos le escupieran en la cara? ¿O que sus enemigos lo hundieran hasta las axilas en barro, y tuviera que ir a rescatarlo en secreto su buen amigo Ebed? Finalmente, ¿no fue lo más ignominioso y escandaloso de todo que terminara en la cárcel, tildado de traidor y delincuente, acusado de ser desleal a su patria y a su pueblo (V. Jeremías 38-41)?
Sí, pero no para Dios. Todo ello formaba parte del plan divino para conservar humilde a Jeremías y evitar que se distanciara de Dios, de manera que pusiera toda su confianza en Él y no en su familia, en sus amigos o en el rey. Dios lo tuvo allí entre rejas para mantenerlo a buen recaudo hasta que lo liberaron los babilonios. Fue protegido, sustentado y alentado por aquellos de quienes menos cabía esperar un trato benigno: los crueles enemigos paganos de su pueblo. ¿Fue todo una equivocación? ¿No había acaso una mejor opción, un modo más correcto de hacerlo (Isaías 55:8-9)?
¡Qué importa lo correcto! Los que se preocupan por hacer las cosas correctamente son los hombres. Dios más bien suele obrar de maneras inesperadas, incorrectas, poco tradicionales, poco ortodoxas y poco ceremoniosas, al revés de como nos imaginamos. «Mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos Mis caminos -dice el Señor-. Como son más altos los cielos que la tierra, así son Mis caminos más altos que vuestros caminos, y Mis pensamientos más que vuestros pensamientos (V. Isaías 40:13-14; 1 Corintios 2:16).» ¿Quién puede conocer la mente del Señor? Y ¿quién puede enseñarle algo?
¿Quiénes nos creemos que somos para decirle a Dios lo que tiene que hacer y cómo? Dios sabe lo que hace. Su forma de proceder no es asunto nuestro. No nos corresponde a nosotros instruir a Dios en cómo debe hacer las cosas. «Mira, Señor, debes hacerlo de esta forma o de esta otra, para que la gente nos acepte y nos comprenda.» No te preocupes por los que no entienden. Confía en que Él sabe lo que hace. «Fíate del Señor de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas» (Proverbios 3:5-6).
A Dios le encanta obrar al revés de como nos parece que debería hacerlo. Pero ¿es eso un error? ¿Está mal que lo haga así?
¿Por qué no se valió Dios de los 32.000 hombres de Gedeón para aniquilar el ejército de los madianitas? Así habrían podido atribuirse el mérito a sí mismos y jactarse de ser un pueblo superior. En cambio, mandó a una ridícula cuadrilla de 300 hombres a que rompieran vasijas en medio de la noche, montaran un espectáculo luminoso, hicieran sonar sus trompetas y gritaran como desaforados. Sin embargo, eso hizo que les temblara la barba a los soldados enemigos, los cuales acabaron matándose unos a otros (V. Jueces 7).
¡Qué manera más ignominiosa de ganar una batalla! ¡Qué forma más vergonzosa de vencer al enemigo! Una bufonada, un disparate que no tenía sentido; pero fue todo cosa de Dios. Gedeón y su cuadrilla no tuvieron más remedio que dar gracias a Dios por la victoria, pues lo único que se les podía atribuir a ellos eran tonterías como romper platos, agitar antorchas y soltar alaridos mientras Dios se encargaba del enemigo. ¿A quién sino al Señor se le podría reconocer el mérito de la victoria en semejante batalla? Desde luego no a un hombre simple como Gedeón, que tuvo la intrepidez de creer y obedecer lo que Dios le había dicho. Pero con tal de cumplir su misión, no le importó hacer el ridículo ni que se rieran de él.
Quien trate de analizar racionalmente los planes del Señor más vale que desista. Lo más probable es que de todas formas las cosas no resulten como él piensa. No sea que diga: «Mi mano me ha salvado» (Jueces 7:22).

Yqué más digo? Porque el tiempo me faltaría para hablar de Barac y del loco de Sansón. Ese sí que dio un pésimo ejemplo. Semejante melenudo, mujeriego, pendenciero, jaranero, bromista y apostador. Mató a mil filisteos con una quijada de burro, y a veces él mismo hacía tremendas burradas (V. Jueces 14-16). Vaya forma imprudente, insólita y alocada de salvar Dios a Su pueblo, por medio de semejante rebelde. ¿Se equivocó Dios? ¿O será que para demostrar que Él puede servirse de cualquiera, hasta de personas como nosotros, nos dio el alentador ejemplo de esos desastres que tuvieron éxito, esos fabulosos incapaces que se atrevieron a confiar en Él a pesar de sí mismos y le atribuyeron toda la gloria, a sabiendas de que sin Él nada podían hacer!

No habría sido mucho más respetable y correc-to que el Rey de reyes, Jesús, naciera en un palacio, en presencia de ilustres cortesanos, y que lo agraciaran con los honores y alabanzas de la sociedad? En cambio, vio la luz en el suelo sucio de un establo, entre vacas y asnos, y lo envolvieron en trapos para acostarlo en un comedero de animales. Desde entonces, la gente ha venerado tanto el pesebre que olvida el uso que tenía: era simplemente un cajón tosco del que comían las vacas. Los únicos presentes fueron un variopinto grupo de pastorcillos pobres hincados de rodillas en el suelo, y unas cuantas vacas y asnos.
¿No habría sido más ventajoso que Su padre terrenal fuera un eminente potentado en lugar de un simple carpintero? De haber recibido el espaldarazo del orden establecido, ¿no se les habrían facilitado mucho las cosas a Jesús y a Sus seguidores y no se habría agilizado la propagación de Su obra? ¿Y no fue un tanto bochornoso para Sus humildes padres convertirse en fugitivos de la injusticia y salir huyendo del país como delincuentes comunes por haber traído al mundo al caudillo de un gobierno revolucionario opositor, el Reino de los Cielos (V. Mateo 1-2)?
Por lo mismo, ¿no le habría convenido vivir un poco más decente y aceptablemente en lugar de nacer en un establo que ni siquiera era de Él, gorronear comida en campos de otros hombres, dormir en casas ajenas -particularmente en la de un par de adorables hermanas solteras, María y Marta- y ser sepultado en la tumba de otro (V. Lucas 10:38-42; Juan 19:38-42)?
¿Era necesario que estuviera constantemente enfrentándose a las instituciones religiosas, rompiendo convencionalismos, derribando tradiciones y amenazando el statu quo, de tal manera que tuvo que terminar ejecutado junto a delincuentes comunes, dejando atrás la mala reputación de haberse codeado con publicanos y pecadores, de haber sido un comilón y bebedor de vino, de andar codeándose con borrachos y prostitutas, de infringir la ley, de ser un agitador, de alterar el orden público, de ser un fanático endemoniado y un falso profeta. Así lo calificaron (V. Lucas 7:34; 23:2; Juan 10:20). ¿No habría podido recurrir Dios a tácticas menos controvertidas y procedido de forma más pacífica, respetable y aceptable? ¿No habría podido el Rey de reyes empezar con mejor pie en lugar de hacerse odiar desde el principio? ¿No fue aquello un desatino de Dios?

Jesús, ¿por qué ofendiste adrede al orden estable-cido? ¿Para qué escoger a propósito, por discípu-los, a unos malolientes pescadores melenudos y a un odiado recaudador de impuestos? ¿No habría sido más ventajoso actuar a la manera de los hombres y elegirlos de entre los eruditos del Sanedrín [consejo supremo de la antigua nación judía] con la aprobación de las sinagogas, la venia de los principales sacerdotes y la autorización de Roma por intermedio del gobernador? Jesús, ¿no te habría convenido más haberlo hecho así desde el comienzo? ¿No crees que Tus tácticas habrían podido refinarse un poco? ¿No crees que te creaste muchas dificultades desde el principio y te acarreaste penas y persecuciones totalmente innecesarias e inmerecidas con Tus métodos temerarios y Tu imprudencia?
¿Era preciso que te marginaras de tal manera y que escogieras tal amalgama de inútiles, entre ellos algunas de las peores rameras y algunos de los personajes más radicales de la ciudad? Seguro que habrías podido adoptar mejores procedimientos. Se comprende que cometieras algunos errores, pero ¿no fue una tontería que actuaras sistemática y testarudamente contra la lógica, la razón y las buenas costumbres?
Si hubieras dado sólo una paliza a los cambistas del templo, tal vez lo podrían haber pasado por alto como una atolondrada excentricidad de un demente, de un tipo que andaba mal de la cabeza. Pero echarlos a latigazos, destrozar los muebles y esparcir todo el dinero dos veces… ¡Sabes muy bien que eso ya era pasarse! Era inevitable que alguien se enfureciera y terminara eliminándote (V. Juan 2:13-16; Mateo 21:12-13; Marcos 11:15).

Hiciste las cosas de tal modo que nos resulta muy difícil explicar a la sociedad decente por qué tuviste que ser tan inconformista y polémico, semejante iconoclasta. ¿No crees que habrías podido transigir un poco en algunas de esas cuestiones para no enfrentarte tan de plano a las autoridades eclesiásticas con Tus doctrinas revolucionarias? ¿No habrías podido refinar un poco Tu estilo y Tu mensaje para que no resultaran tan difíciles de tragar? Como cuando dijiste a Tus discípulos que comieran Tu carne y bebieran Tu sangre. Santo cielo, habrían podido pensar que profesabas el canibalismo (V. Juan 6:48-63).
Señor, seguro que había mejor forma de proceder. Es indiscutible que habrías podido vivir en mejores condiciones. ¿Cómo se te ocurre acampar en el prado a la sombra de los árboles? Eras perfectamente consciente de que con eso motivarías gestos de extrañeza y levantarías sospechas sobre Tu carácter y moralidad y la de Tus discípulos, ya de por sí personas de dudosa conducta. Es evidente que te equivocaste en algunos de esos métodos de actuación, Señor. Algunas cosas habrías podido hacerlas mejor.
No podemos ser vagabundos como Tú y Tus discípulos, Señor. Ni siquiera como el gran apóstol Pablo. Imagínate lo que sería «no tener morada fija» (1 Corintios 4:11). Eso es inconcebible en esta era moderna. Simplemente no se hace. Sabes bien que esa forma de vida inevitablemente acarrea críticas y concita el aborrecimiento de la sociedad, sobre todo teniendo en cuenta que según la corriente actual la vida no consiste en unos valores espirituales imprecisos sino en la abundancia de bienes materiales.
Francamente, dificultas bastante las cosas. Por lo menos parte de todo eso fue desacertado. Era lógico que Tus estúpidos e ignorantes seguidores cometieran algunos disparates así; pero, ¿Tú, que eras su jefe? ¿Cómo es posible que incurrieras en una conducta tan deshonrosa? ¿Qué esperabas que la gente pensase? Es comprensible que te acusaran de ser un borracho, un glotón, un libertino y un extremista. La verdad es que no pusiste mucho de Tu parte con miras a que te aceptaran. Para los que estamos acostumbrados siquiera a un mínimo de honorabilidad, Tu mensaje y Tu proceder resultaron muy difíciles de tragar. ¿Es que no te importaban nada las opiniones de los hombres? ¿No te interesaba acaso lo que la gente pensara de Ti y de Tus seguidores? ¿No tenían para Ti ninguna importancia los chismes que circulaban en torno a Tu persona y a los hombres y mujeres que te seguían?
Para colmo, elegiste a ese fanático de Pablo como uno de Tus principales apóstoles. Tenías que haber sabido que a los judíos no les iba a hacer ninguna gracia que les arrebataras a uno de sus hombres clave y lo convirtieras en cristiano radical. Te habrías debido percatar de que Tus propios discípulos dudarían de la sinceridad de semejante hombre y de que les iba a costar creer que hubieras hecho semejante barbaridad: escoger a su peor perseguidor y esperar que, después de todo el daño que les había hecho, se convencieran de que a partir de entonces sería su buen amigo y compañero (V. Hechos 9).

Señor, ¿cómo pudiste hacernos esto? Nos compli-caste enormemente las cosas. ¿Cómo hacemos ahora para que la sociedad te comprenda? ¿Qué esperas que crea la sociedad, si Tus actos fueron prácticamente inexcusables? La gente se basa en lo que ve y oye, y en Tu caso, eso de por sí es terrible.

Señor, por lo que más quieras, déjanos mejorar Tus métodos, pulir un poquito Tu mensaje y eliminar algunos rasgos irreconciliables y polémicos de Tu ministerio. Nosotros no queremos cometer los mismos errores que Tú. Por lo que más quieras, ayúdanos a ser mejor vistos por el mundo. ¿No entraría eso en las mayores obras que dijiste que haríamos (V. Juan 14:12), que nosotros, a diferencia de Ti, consigamos ser aceptados por la sociedad; más aún, que podamos granjearnos el reconocimiento y la bendición de la misma y hasta cooperar con ella? ¿No nos permitirías, en este caso, «unirnos en yugo desigual con los incrédulos» (2 Corintios 6:14)?
¿No podrías, en nuestro caso, igualar ese yugo sólo un poquito para que no tengamos que padecer la dura persecución que Tú y Tus primeros seguidores sufrieron? ¿No te parece que algo deberíamos haber aprendido del pésimo ejemplo que diste Tú, para evitar caer en los mismos errores? Está claro que se podría sacar alguna lección de Tus metidas de pata. De otro modo, si a lo largo de la Historia Tus discípulos imitan Tu modelo de inconformismo, se verán en constantes aprietos. Tú sabes que el mundo no va a tolerar esas cosas y que de seguir así el cristianismo acabará por desaparecer.
Otra cosa, Señor, es que debiste haber manifestado mucho más respeto por el templo y las sinagogas. Sabes bien que los templos constituyen la base de toda religión. Sin ellos, ¿qué sería de la nuestra? Válgame Dios, ni siquiera podríamos celebrar cultos. Y si careciéramos de una organización eclesiástica, ¿a qué diríamos que pertenecemos? Nos quedaríamos en la calle, sin otra cosa que hacer que divulgar Tu mensaje. No tendríamos más apoyo y respaldo que el Tuyo. Obrar así no resulta muy eficiente. A ese paso no duraríamos mucho. Fíjate en lo que les pasó a Tus seguidores de todas las épocas que se empeñaron en prescindir de las instituciones religiosas y quisieron predicar en las calles, sin medios económicos tangibles, sin empleo, sin vivienda, sin contar con el reconocimiento de los gobiernos. Casi todos sin excepción -desde Tus primeros profetas hasta Tus mártires más recientes- fueron ridiculizados, escarnecidos, tratados con incredulidad, encarcelados, multados, azotados y hasta llevados a la muerte.
Era de esperarse, Señor. Tenías que haber sabido que la gente no toleraría eso, que la sociedad no accedería a que personas de esa clase anduvieran sueltas sin imponérseles limitaciones. Podrían socavar toda la organización social y minar la confianza que tiene la gente en su religión, sus templos y su clero. Tú sabes que esas cosas no se pueden consentir, Señor. Todo debe hacerse decentemente y con orden. Es inconcebible dejar que todos esos fanáticos anden sueltos gritando: «¡Jesús te ama!» Lo considerarán una alteración del orden público, por cuanto no coincide con el orden que ellos han implantado, el orden tradicional.

No te habrás equivocado, Señor? ¿No habrá una manera mejor de trabajar, con gente un poquito más distinguida, métodos algo más aceptables y un mensaje menos ofensivo, algo que no moleste y no enoje tanto a la gente contra Ti? Por lo general aspiramos a tener un mínimo de reputación y a ser bien vistos y respetados por nuestros vecinos. A la mayoría no nos hace mucha gracia aparecer en los titulares de los periódicos, y menos de una forma francamente desagradable. A pocos les atrae la idea de que se los considere fanáticos religiosos. ¿No crees que Tú y Tus primeros seguidores dieron un ejemplo más bien equivocado, que ya de entrada les acarreó una mala reputación? Soy consciente de que tuvieron mucho éxito en la difusión del Evangelio, pero ¡menudo Evangelio!
Y ¿qué tiene de malo realizar estudios superiores? ¿No crees que de haber sido Tú y Tus discípulos un poco más letrados, cultos y versados en los asuntos del mundo y en todas aquellas cosas que se espera que conozcan unos dirigentes religiosos, habría sido mucho más fácil que tuvieran buena acogida entre la gente de bien (V. Hechos 4:13)?
Y mira que afirmar que su templo sería destruido. ¿No era acaso sacrílego proclamar que lo que a juicio de ellos era la mismísima casa de Dios estaba condenado a la destrucción (V. Mateo 24:1-2)? ¿Quién crees que nos seguiría si nosotros dijéramos barbaridades de ese porte, Señor? Sólo la chusma, como la que te seguía a Ti, a Jeremías, a San Francisco y a algunos de esos rebeldes inconformistas que fueron discípulos Tuyos. No nos beneficiaría en nada ante la sociedad y la opinión pública, como tampoco los benefició en nada a ellos. No los condujo sino a la cárcel, a juicio y ejecución. Estoy seguro de que tendríamos que haber aprendido algo de todo ello. No tenemos ningún interés en repetir Tus errores. En este mundo nuestro, tan moderno y civilizado, es menester aplicar métodos nuevos, más avanzados y refinados, más a tono con la era científica en que vivimos, caracterizada por la cultura y el bienestar económico.

Señor, ¿hace falta que el mundo nos censure de manera tan tajante para poder mantenernos separados de él y firmes en nuestras convicciones, y no ser absorbidos otra vez por él? ¿Tiene acaso que rechazarnos por completo a fin de que acudamos afanosamente a Ti? ¿Es necesario cortarnos la retirada de esta manera tan total, de modo que nos resulte imposible regresar? ¿No es eso pedirnos demasiado, convertirnos en la hez de la humanidad, como lo fue Pablo y como declaró él que eran los apóstoles? La escoria de la humanidad, al estilo de Tus primeros seguidores. Unos inadaptados, gente rara, fanática y chiflada (V. 1 Corintios 4:13; 1 Pedro 2:9). Si llegamos a ese extremo, ya no podremos volver atrás. La sociedad no nos aceptará si decidimos reintegrarnos. Tal postura podría originar una división y dar lugar a que ciertos elementos desleales nos traicionaran, como hizo Judas contigo. Podría hacer tropezar a cantidad de hermanos débiles, y quedaríamos muy pocos. No lograríamos persuadir a casi nadie a imitar tales extremos de lealtad, entrega y doctrina. Sucedería algo parecido a lo que te pasó a Ti después del sermón aquel sobre la carne y la sangre (V. Juan 6:48-66).
Es cierto que Gedeón, por ser tan extremista, despachó a la mayor parte de su ejército; pero eso fue hace muchos siglos. Las cosas han cambiado, Señor. Hoy en día no debes poner pruebas tan difíciles que te hagan perder la mayor parte de Tu ejército. ¿Qué sería de la iglesia oficial si procediera así en estos tiempos? No quedarían muchos fieles. Tus propios discípulos te abandonaron a raíz de algunas de Tus duras Palabras (V. Juan 6:66). Eso es pasarse de la raya. Así nunca lograrás reunir un ejército muy grande. Recurriendo a extremismos de ese estilo jamás llegaremos a tener muy buena acogida entre la gente. Si predicamos y practicamos todo lo que dice la Biblia, nunca disfrutaremos de la aceptación del público. Vamos, no nos vas a pedir eso. Sería excesivo. Tiene que ser una equivocación. No nos exijas eso a nosotros. Te lo suplicamos. ¿Es preciso que seamos tan diferentes? ¿No estarás cometiendo un error, Señor? ¿No habrá otra vía, algún otro camino?

Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre sino por Mí… Estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan… Muchos son los llamados, y pocos los escogidos… No sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios, y lo débil del mundo escogió Dios para avergonzar a lo fuerte… Al oír esto, muchos de Sus discípulos dijeron: “Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?”… Desde entonces muchos de Sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con Él. Dijo entonces Jesús a los doce: “¿Queréis acaso iros también vosotros?”» En otra ocasión, la Escritura refiere que «los discípulos, dejándole, huyeron» (Juan 14:6; Mateo 7:14; 22:14; 1 Corintios 1:26-27; Juan 6:60,66-67; Mateo 26:56).
«Salgamos, pues, a Él, fuera del campamento, llevando Su vituperio… Se despojó a sí mismo [de toda honra], tomando forma de siervo… Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; por cárcel y por juicio fue quitado… y se dispuso con los impíos Su sepultura, mas con los ricos fue en Su muerte… Y seréis aborrecidos por todas las naciones por causa de Mi Nombre… Porque no sois del mundo, antes Yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Si a Mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán… El que a vosotros recibe, a Mí me recibe; y el que me recibe a Mí, recibe al que me envió… El discípulo no es mayor que su maestro, ni el siervo mayor que su señor» (Hebreos 13:13; Filipenses 2:7; Isaías 53:3,8-9; Mateo 24:9; Juan 15:19-20; Mateo 10:40,24).

Dios no se equivoca, y hasta «lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres». No hay mejor camino que el de Dios. «A Él oíd.» Y les dijo [a los que habrían de ser Sus discípulos]: «Venid en pos de Mí y os haré pescadores de hombres». Ellos entonces, dejando al instante todo, le siguieron… hasta la muerte, y muerte de cruz. «El que se avergonzare de Mí y de Mis Palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él cuando venga en la gloria de Su Padre con los santos ángeles.» ¡Cuidado «cuando todos los hombres hablen bien de vosotros» (V. 1 Corintios 1:25; Mateo 4:19-20; Filipenses 2:8; Marcos 8:38; Lucas 6:26)!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s