¡Las reglas del juego, de este juego de la vida, consisten en elegir, en elegir incesantemente! Dios nos hace elegir todo el tiempo y nos deja decidir por nuestra cuenta y actuar dentro de ciertos términos.
La voluntad de Dios se podría comparar con un túnel que nos confina y que reduce nuestros movimientos y posibilidades a un margen determinado de acción. Nos mantiene dentro de ciertos linderos y limitaciones, pero la dirección que tomemos dentro del túnel -a derecha o izquierda, arriba o abajo-, depende en gran medida de nosotros y de lo que escojamos. En tanto se mantenga uno dentro de los límites que Dios ha determinado, se puede contar con un margen de tolerancia y de posibilidades alternativas dentro de la Voluntad de Dios. Y aunque se nos permite hallar nuestro camino dentro del túnel en la dirección que nos parezca más apropiada, con cada paso que demos deberíamos hacer adelantos, en lugar de retroceder.
¡El túnel siempre avanza en la dirección debida! ¡Siempre lleva a un objetivo! ¡Y naturalmente que, aunque sea un túnel, siempre ofrece una posibilidad que es la mejor de todas! Si nos sometemos al Señor y hacemos que nuestras decisiones sean un reflejo de las Suyas, si lo complacemos y nos deleitamos en El, entonces estaremos marchando en la dirección que Dios quiere, dentro de Su perfecta voluntad, en pos de la luz que brilla al final del túnel! ¡Gracias, Jesús!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s