¡La guerra es siempre la misma y sus objetivos no cambian nunca, pero el curso de la batalla es muy variable! Las tácticas y la estrategia de la batalla cambian con cada situación y lugar, pero la guerra se desarrolla imperturbablemente en la misma dirección y hacia la misma meta: “Predicar el evangelio en todo el mundo a toda criatura” antes de que venga el Señor, ¡por todos los medios posibles, como sea, a todo el que se pueda y con la mayor rapidez posible a todos los que podamos!
¡Nuestro objetivo principal no ha cambiado! ¡Ni tampoco nuestra guerra contra las huestes de Satanás! Los contrincantes y las fuerzas contra quienes batallamos no han variado. ¡Ni los principios básicos ni nuestras convicciones han cambiado! ¡Tampoco Dios ha cambiado, ya que Su Palabra no ha cambiado!
El dice: “¡Yo soy el Señor, no cambio! (Mal. 3:6) ¡Aunque eso no quiere decir que debamos seguir haciendo las cosas igual que siempre! El propio Dios cambia constantemente de métodos para adecuarlos a los tiempos y las circunstancias. El se vale de cualquier método posible para difundir su Mensaje y alentar la fe de la gente, tal como lo haría cualquier general o comandante en jefe durante la batalla. Pero nuestro objetivo sigue siendo el mismo: ¡la victoria!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s