1. Cuando me voy a acostar,
escucha, Salvador, mi oración;
soy tu hijito que ahora acude
implorando tu bendición.

Perdona todos mis pecados
y ayúdame a dormir ahora
en paz y tranquilidad
hasta que llegue la aurora.

2. ¡Lo último que debemos hacer cuando nos acostamos por la noche es darle gracias a Jesús por un buen día y pedirle una buena noche de descanso! El ha prometido guardarnos en completa paz si nuestra mente en El persevera. (Isaías 26:3) Por eso, verás que te ayuda mucho a disfrutar de una buena noche de descanso quitarte de la cabeza las preocupaciones y problemas y pensar en Jesús, así como leer algo breve, tranquilizador y consolador de su Palabra. Lo cierto es que en su Palabra hay muchas promesas preciosas que podemos invocar para disfrutar de una buena noche de descanso:
3. «En paz me acostaré y dormiré, porque sólo Tú, Señor, me haces vivir confiado.» (Salmo 4:8)
4. «Mi presencia irá contigo y te daré descanso.» (Exodo 33:14)
5. «Cuando te acuestes no tendrás temor, sino que te acostarás y tu sueño será grato.» (Proverbios 3:24)
6. Cuando nos acostamos, es un buen momento para «meditar en nuestro corazón estando en nuestra cama» (Salmo 4:4), hacer inventario de las cosas y reflexionar momentáneamente en los acontecimientos y cosas logradas en el día, y quizás a veces hasta en los fallos cometidos. Pregúntate si ha sido un día en que has hecho la voluntad de Dios con obediencia y sumisión. ¿Ha sido un día por el que estás agradecido porque no tienes duda de que le ha agradado al Señor? Una buena pregunta que te puedes hacer al acostarte al final del día es: ¿«Qué he hecho con mi vida?» «¿Qué he hecho con mi vida este día? ¿Lo he vivido por Jesús para poderme acostar feliz y contento, agradecido y satisfecho por haber hecho todo lo que he podido, y ahora puedo descansar tranquilo?»
«Ahora que me voy a acostar,
te ruego, Señor, que me guardes en paz.
¡Tu Amor me guarde la noche entera
y al despertar la luz del día me espera!»

«ANGELES GUARDIANES A MI ALREDEDOR…»

7. «El ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen y los defiende.» (Salmo 34:7)
8. ¡Jesús nunca duerme! ¡El vela continuamente por ti. «No se adormecerá ni guardará el que guarda a Israel. El Señor te guarda.» (Salmo 121:4,5) ¡Y lo mismo hacen todos sus ángeles y santos! Qué consolador, ¿verdad?
9. ¡Dale gracias a Dios por sus ángeles guardianes, que hacen posible que nos acostemos tranquilos a dormir sin preocuparnos por enemigos, ni problemas ni ninguna otra cosa! ¡Nunca duermen, siempre velan! ¡No necesitan descansar, porque no les afectan la gravedad, la fatiga ni el hambre!
10. ¡Nuestros guardianes, los ejércitos celestiales, están a nuestro alrededor ocupados en todo momento en su trabajo, 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año, continuamente! Qué maravilla, ¿eh? ¡En este mundo jamás han existido mejores guardianes! ¡Alabado sea el Señor! Como cantaba el célebre cantante de ópera Mario Lanza:
11. ¡Angeles guardianes a mi alrededor
que rezan siempre conmigo!
¡Hacen huir las sombras en derredor
y ahuyentan a todo enemigo!

Angeles guardianes a mi alrededor
que velan hasta el amanecer.
¡Hay uno que me toma de la mano
y el Cielo me lleva a ver!

¡NUESTRA INSTRUCCION CELESTIAL!…

12. «Por sueño, en visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho, entonces revela al oído de los hombres y les señala su consejo.» (Job 33:15,16)
13. ¡Aunque no lo parezca, tu espíritu, tu verdadero ser, no necesita dormir! Mientras que tu cuerpo físico tiene que descansar, tu espíritu inmortal está ocupado en todo momento pensando, soñando y teniendo experiencias espirituales continuamente mientras duermes. No tiene que dormir porque es inmortal, eterno, espiritual. «¡Las cosas que se ven son temporales, y las que no se ven son eternas!» (2a a los Corintios 4:18) Lo físico muere, pero lo espiritual es eterno, y aunque duermas, tu espíritu está ocupado en todo momento, tiene experiencias, aprende cosas, toma decisiones y explora!
14. A veces el Señor permite que recordemos esas experiencias espirituales y sueños. ¡Pero no cabe duda de que es una bendición que no nos permita recordar todo lo que experimentan nuestros espíritus mientras dormimos! ¡Sería una carga tremenda para nuestro consciente tener que recordar todo eso, cuando ya tenemos bastantes cosas en qué pensar y por las que preocuparnos en nuestra vida física actual!
15. ¡Hay veces en que el Señor permite que se nos ponga a prueba en los sueños para ver qué haríamos en tales circunstancias! ¡Cuando se está soñando, la prueba es demasiado realista, porque uno no sabe que está soñando! ¡Uno cree que está sucediendo realmente, y por eso sus reacciones son muy reales y auténticas, mostrando lo que haría en la realidad en tales circunstancias!
16. Aparte de eso, hay muchas veces en que uno tiene que tomar una decisión determinada cuando está despierto, y resulta mucho más fácil decidir bien porque (esperamos) ha aprendido mientras dormía y tenía que escoger en circunstancias similares en sueños. ¡Gracias a Dios por los sueños! ¡Forman parte de nuestra instrucción celestial espiritual!
17. «Bendeciré al Señor que me aconseja; aun en las noches enseña a mi conciencia.» (Salmo 16:7)

NO TEMERAS EL TERROR NOCTURNO…»–(Salmo 91:5)

18. Aunque tiembles en la oscuridad
de ayuda y ánimo necesitado,
un Padre amoroso te dice:
«¡No temas, Yo estoy a tu lado!»

19. Hay muchas y diversas razones por las que la gente tiene pesadillas. Puede deberse a algo que se ha comido, o a algo por lo que se estaba preocupado al acostarse, e inconscientemente ese hilo de pensamiento se continuó en el sueño. A veces los sueños son advertencias que nos da el Señor de cosas que van a suceder, o que ya están sucediendo sin que lo sepamos. Pero generalmente los sueños de advertencia que nos da el Señor tienen algo de bueno y mucho sentido. Normalmente no son totalmente negativos, y siempre tienen alguna moraleja.
20. Hay pesadillas que se deben a una clara implantación de pensamientos en nuestra mente por parte de espíritus malvados intentando influir nuestras ideas y asustarnos. ¡Los malos espíritus intentan combatirnos en nuestros sueños del mismo modo que los buenos intentan ayudarnos en los mismos!
21. ¡Cuando tienes pesadillas, es que tu espíritu está combatiendo fuerzas espirituales malvadas! El Señor lo permite para ver lo que haces, y el efecto que tiene en ti. ¡Quiere ver si vas a decidir bien, invocándole a El para que te ayude! ¡De modo que las pesadillas también son parte de tu vida y de experiencias espirituales que se continúan en tu sueño! ¡Naturalmente, no es la voluntad de Dios que tengamos siempre pesadillas! ¡Si estás atormentado en sueños y siempre tienes pesadillas o sueños desagradables, debes orar reprendiendo al Diablo y pidiéndole al Señor que te libre de sueños tan molestos!
22. ¡Muchas veces conviene tener una luz de noche en la habitación, porque los malos espíritus no soportan la luz! Son amantes de las tinieblas porque sus obras son malas, y por eso huyen de la luz! (Juan 3:19) Por eso, siempre conviene tener una lucecita para no dormir sumido en total oscuridad.
23. ¡También hay que orar específicamente pidiéndole al Señor que nos dé buenos sueños! ¡A veces tenemos pesadillas porque nos olvidamos de orar pidiéndole al Señor buenos sueños! Como dice Santiago 4:2: «No tenéis porque no pedís.» El Señor quiere que lo reconozcamos. ¡Quiere que sepas que lo necesitas! ¡Por eso quiere que ores!
24. ¡Si conoces al Señor, eres hijo suyo y no tienes nada que temer ni por lo que preocuparte! ¡Sabes que el Señor te guarda y te protege! ¡Te rodea y encomienda a sus ángeles que te guarden! Ver Salmo 91:11.

¡LA BELLEZA DE LA NOCHE!…

25. ¿Por qué combatir con píldoras
el insomnio temiendo la oscuridad?
¡Si no hay mejor hora para hallar
la Luz de la eternidad!

26. ¡Esos momentos de la noche en que no puedes pegar ojo son una oportunidad fantástica para orar y alabar al Señor! El rey David dijo: «Me acuerdo de Ti en mi lecho cuando medito en Ti en las vigilias de la noche.» (Salmo 63:6) ¡La noche es muy silenciosa y callada! Puedes hacerle llegar tu voz a Dios y oír su voz con mucha claridad. ¡El silbo apacible de la voz de Dios en las altas horas de la noche!
27. ¡Al Señor le gusta hablarte al oído suave y tiernamente, como un amante! ¡Le gusta cortejarte en la noche con su voz tierna, suave y cariñosa, hablándote en voz baja al corazón en los momentos en que se oye hasta el más leve susurro! ¡Con frecuencia es difícil oírle durante el día con todo el alboroto, ruido y demás voces, todo el estruendo del mundo que nos machaca los oídos! Pero al fresco y en el silencio de la noche hay mucha paz y tranquilidad. ¡Se ven a las estrellitas centelleando muy tierna y calladamente! Es como contemplar los ángeles: ¡nos giñan los ojos hablándonos en voz baja, hablándonos sin palabras!
28. ¡Aunque las Escrituras hablan con frecuencia de la oscuridad con una connotación mala, la noche en sí, creada por el propio Dios, no es mala, y muchas veces la Biblia dice que es una bendición! ¡Jesús se levantaba mucho antes de que fuera de día, por lo que está claro que se levantaba de noche a orar! ¡El Señor se le apareció a Salomón en la noche y le concedió sabiduría y conocimientos como le había pedido! ¡Y en los Salmos, David habla mucho de meditar con Dios en la noche! (Marcos 1:35; Lucas 6:12; 1º de Reyes 3:5-15; Salmo 77:6)
29. ¡Así que, si te despiertas en la noche y no puedes conciliar el sueño, a lo mejor es que Dios quiere que ores! ¡Y en cuanto hayas orado, seguro que te vuelves a dormir enseguida! ¡Pruébalo!

30. Cuando el sueño no puedas conciliar
e interminable parezca tu velar,
¡eleva los pensamientos al Señor,
que se inclina hacia ti en amor!
Siente su presencia junto a tu lecho,
cuando pone la mano sobre tu pecho.
¡El día con una oración culmina
al refugiarte en la protección divina!
Pídele al Señor que guarde tu sueño
y entonces… sí, entonces, ¡a dormir como un leño!

31. ¡Que Dios te bendiga! ¡Buenas noches y que descanses!

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s