1 ¡Es ridículo que el hombre no crea en Dios, pues si observamos la Creación, no podemos evitar creer en Dios! ¡Con eso basta! Si no se es idiota, si se tiene un mínimo de raciocinio, ¡no hay más que mirar la Creación para comprender que tiene que haber Alguien que la haya diseñado, planeado y concebido, porque todo funciona de una forma muy bella, ordenada y perfecta!
2 Si no tienes suficiente sentido común para comprender que hay un Dios, ¡échale simplemente una ojeada a la Creación! Fíjate en el mar, el cielo, las nubes, las montañas, los valles, los árboles, las flores, ¡en todo! Todo está prácticamente gritando: «¡Dios existe! ¡Fíjate en lo que hizo! ¡Fíjate en lo hermoso que es este mundo que creó para ti!»
3 ¡La Creación de Dios es la mejor prueba de Su existencia! ¡Por eso la evolución es una teoría tan condenable, tan inspirada por el Diablo, porque pretende explicar la Creación diciendo que todo sucedió por pura casualidad y que Dios no tuvo nada que ver con ello, que de alguna forma todo se formó solo!
4 La Biblia dice que «las cosas invisibles de Dios se hacen claramente visibles desde la Creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas» (Romanos 1:20). ¡La existencia de nuestro Dios invisible queda demostrada por Su Creación visible! Se hace «claramente visible» por medio del hermoso mundo que hizo. Por eso dicen las Escrituras que sólo «el necio dice en su corazón: `¡No hay Dios!`» (Salmos 14:1) ¡Sólo un imbécil, un idiota, podría creer realmente en lo profundo de su corazón que no hay Dios! La mayoría de los que afirman no creer en él, en realidad sí creen, ¡pero están en rebelión contra él!
5 ¡Por eso la gente no quiere aceptar el hecho de que Dios creó el mundo, y dice que todo es el resultado de una evolución caótica y sin sentido! Porque si el mundo y sus habitantes son criaturas de Dios, entonces son de Su propiedad; y si son de Su propiedad, entonces él es el Jefe; ¡y no quieren a Dios por Jefe! Por tanto, dicen las Escrituras: «No aprueban tener en cuenta a Dios» (Romanos 1:28).
6 «Pues, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, ¡se volvieron necios!» Llegaron a ser tan listos que pensaron que podían arreglárselas sin Dios, y entonces ¿cómo se volvieron? ¡Necios, idiotas, que «cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles! Cambiaron la verdad de Dios por una mentira, ¡dando culto a las criaturas antes que al Creador!» (Romanos 1:21-25)
7 Así que, ¿por qué urdieron el Diablo y el hombre esa idea ridícula e idiota de la evolución? Para tratar de deshacerse de Dios y del conocimiento de Dios, pues «¡no aprobaron tener en cuenta a Dios en su educación!» (Romanos 1:28) Y como desecharon a Dios, la Creación y la Biblia, ¡tuvieron que inventarse algo nuevo! Como no querían saber nada de la Verdad, se inventaron una gran mentira: ¡la nefasta evolución!
8 El Dr. Robert A. Milliken, gran físico atómico, uno de los primeros que trabajó en la fisión del átomo, dijo: «Si alguien me dijera que un reloj se ha montado solo, que se ha inventado solo, ¡estaría loco! Y de la misma forma que ha tenido que haber un relojero detrás de la perfección y sincronización de cada reloj, ¡así también tuvo que haber un Creador detrás de la perfección sincronizada del universo!»
9 ¡No hay ninguna prueba de la evolución! ¡Es algo que hay que creer, así que es una religión! Incluso el fundador de esta falsa fe, el propio Carlos Darwin, confesó que «actualmente la creencia (nótese el énfasis en creencia) en la evolución tiene que basarse totalmente en consideraciones generales. Cuando entramos en detalles, constatamos que ninguna especie ha cambiado, y tampoco podemos probar que los supuestos cambios sean beneficiosos, lo cual es la base de la teoría.» ¡Ja!
10 El primerísimo versículo del primer capítulo del primer libro del gran Libro que contiene la verdad, dice: «¡En el principio creó Dios los cielos y la tierra!» (Génesis 1:1) O crees esto, lo que dice el Libro de Dios, ¡o tendrás que creer lo que diga algún mentiroso!
11 «Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó» (Génesis 1:27). Y Dios formó al hombre ¿a partir de qué? ¿De formas anteriores? ¿De monos? ¿De animales? «Entonces Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente» (Génesis 2:7). ¡ésta es la verdad de la Palabra de Dios!
12 ¡La Creación es el fundamento de toda la Biblia! Si no crees esto, ¡no creerás nada! Porque si dudas de una sola palabra de la Biblia, ¡no tardarás en dudar de toda ella! Jesús dijo: «Si creyeseis a Moisés, me creeríais a Mí. Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a Mis Palabras?» (Juan 5:46,47) Veamos, ¿cuál es el primer libro de Moisés, en el cual se basan todos los demás? ¡EL GÉNESIS, que describe toda la Creación!
13 Si hubieran creído el Génesis, que habla sobre la Creación, ¡habrían aceptado a Jesucristo como su salvador! Por tanto, ¿qué hizo el Diablo para evitar que la gente creyera en Jesús? Trató de minar su fe en los escritos de Moisés, y en particular, en el libro del Génesis, ¡el relato de la gloriosa Creación! ¿Y cómo lo hizo el Diablo? ¿Por medio de qué gran mentira?
14 ¡La evolución! ¡Esa fue su mayor mentira, la doctrina que mejor revela su diabólico ingenio! ¡La evolución, lo más ridículo e idiota que se puede llegar a estudiar, porque no tiene ningún fundamento en absoluto en hechos reales; no existe ninguna prueba que la respalde; no se ha hecho ningún descubrimiento que demuestre que es verdad! ¡No es más que basura y sandeces!
15 Pero ni siquiera la basura apesta tanto como las mentiras de la evolución, sobre las cuales la Biblia nos advierte: «¡Cuidado con las mentiras de la falsamente llamada ciencia! Porque vendrá tiempo cuando no aguantarán la sana doctrina; sino que reunirán a su alrededor gran número de maestros que digan lo que les apetezca oír, conforme a sus deseos, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas!» (1Timoteo 6:20; 2Timoteo 4:3,4) Ese tiempo ya ha llegado, y esos días son los actuales. ¡Efectivamente han apartado los oídos de la verdad y se han vuelto a fábulas como la evolución! ¡No te dejes engatusar por el Diablo y sus evolucionistas! ¡Da la cara por Jesús y Su Verdad hoy mismo! ¡Que Dios te bendiga!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s